Lovemarks: las marcas necesitan mucho más que posicionamiento.

Lovemarks: las marcas necesitan mucho más que posicionamiento.

por Lucia Rico noviembre 09, 2017
aprende como convertir a las marcas en lovemarks

O como conseguir que tu marca tenga una legión de prescriptores…

Mucho hablamos de cómo vender en Internet: marketing emocional, marketing de contenidos, Inbound marketing, Neuromarketing… “Lo importante es el mercado” es el mantra que pulula por internet cuando buscas información de como petarlo en internet. La vinculación de las marcas con los consumidores pasa por una humanización de las mismas. Lo importante es que la marca trascienda. Convertir a las marcas en Lovemarks.

LOVEMAKERS: el poder más allá de la marca.

Internet ha supuesto un cambio en la forma de comunicarse de las empresas. Ya no basta con anunciarse en prensa, radio o televisión. Estos son canales cuya publicidad cada vez pasa más desapercibida (además de ser cara). Con las redes sociales los consumidores buscamos algo más que un buen claim, buscamos feedback. Buscamos cercanía. Buscamos una relación con nuestra marca.

Conseguirlo es una tarea fácil: basta con que tu producto sea diferente al resto. Que tenga un punto que lo haga recordable. Conseguir que tu producto no sea uno más, un genérico.Bueno…lo mismo no es tan fácil…

¿Cómo saber si tu producto se está convirtiendo en un producto genérico?

Que tu producto se pueda convertir en un producto genérico, no es motivo de alegría. Para que puedas actuar con rapidez te vamos a dar unas señales con las que tienes que empezar a barajar otras estrategias:

  • Tu producto empieza a repetirse: la burbuja surge. Pasó con las inmobiliarias y está pasando con el marketing digital, el seo o las redes sociales.
  • Intercambiable: Si no compro tu producto puedo adquirir otro de características muy similares que satisfacen la misma necesidad o problema y a un precio similar.
  • Impersonal: Para explicar esto se me viene a la cabeza Coca-Cola cuando lanzó las latas personalizadas con nombres de personas. Su lata era un producto impersonal, cómo consumidora me daba lo mismo comprar una lata de Coca-Cola que una lata de Pepsi. Con esta personalización de sus latas de refresco cambió esa tendencia y aumentaron sus ventas.
  • Precio Mínimo: la estrategia de precios bajos es un arma de doble filo. Puede aumentar las ventas a corto plazo pero después puede suponer un problema. Salir de esta estrategia es complicado y, además, la imagen que proyecta no es de ser un producto de calidad precisamente.
  • Abundante: Si lo puedes conseguir en cualquier sitio, en cualquier lugar, en cualquier hora y la presión de la competencia es fuerte. Enhorabuena, tu producto es un genérico…

¿Cómo combatir los productos genéricos?

Si estamos entre productos genéricos tenemos que encontrar la diferenciación de nuestro producto, lo que Seth Godin llama “Vaca púrpura”. Demostrarles que mereces su atención.

“Todo puede captar la atención si está bien hecho”

La dificultad que encontramos a la hora de diferenciarnos es la cantidad de productos que hay en un mercado global. Nos podemos diferenciar de muchas formas: desde la atención al cliente que ofrecemos (canales, tono, compromiso), pasando por la imagen corporativa o incluso el propio producto en sí (algo muy novedoso o innovador). Si a todo esto le sumamos conocer muy bien a nuestro público objetivo y eso lo volcamos una comunicación personal hacia nuestro buyer persona entonces convertiremos nuestra marca en una LoveMark: el futuro más allá de la marca.

¿Cómo construir una loveMark?

Para convertir a tu marca en una LoveMark es preciso llegar al corazón de tus consumidores. Es preciso tocarles la fibra, usar la emoción.

  • Conocer bien a tu público.
  • Despertar sensaciones positivas en las personas

“La diferencia esencial entre emoción y razón es que la emoción nos lleva a la acción, mientras que la razón nos lleva a elaborar conclusiones”

  • Tienes que despertar amor de forma sincera, porque realmente quieres que tus clientes y colaboradores crezcan.

“Cuando el amor y el talento van unidos, da por seguro que tendrás una obra de arte”

  • Acércate a la gente hasta lograr tener una relación personal.
  • Haz que tu marca inspire respeto, confianza, reputación.
  • Busca la innovación: busca el proceso continuo de perfeccionamiento en el beneficio de los consumidores.
  • Simplifica: estamos rodeados de complejidad por eso la simplicidad es un valor en alza. Si es difícil, desaparece.
  • Di la verdad: da la cara y reconoce tus fallos.
  • Ofrece un buen servicio pues es lo que hace que las transacciones se conviertan en relaciones a largo plazo.
  • Cuida al máximo el diseño y sé estéticamente estimulante.

“Tienes que ser diferente, no basta con actuar de forma diferente”

  • Transmite el valor a tus clientes
  • Muéstrate, solo te respetarán y confiarán en ti si saben quién eres.
  • Paciencia y perseverancia. Conseguirlo no es flor de un día.

Una marca se convierte en lovemark cuando es capaz de crear un vínculo afectivo entre la empresa, su personal y las marcas. Son capaces de inspirar una lealtad que va más allá de la razón. Un claro ejemplo de ello es el Atlético de Madrid. Todo ello hace que las marcas, las lovemarks, pertenecen a las personas que las amas.

¿Aceptas el reto para convertirte en una Lovemark?

Compartir en Redes Sociales

Artículos relacionados

Comenta el post

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios